Próximo encuentro de Amnistía Social Ya! en Madrid el 25 de noviembre

cartelOs invitamos a participar a todos los grupos interesados el día 25 de Noviembre de 2017 a las diez de la mañana en los locales de la Parroquia de San Carlos Borromeo, en Madrid. Con el objetivo doble de coordinar “amnistías” y de recuperar grupos para esta lucha compartida y necesaria.

ENCUENTROS POR LA AMNISTÍA SOCIAL: UNA PROPUESTA COLECTIVA FRENTE A LA REPRESIÓN.

I.-  BREVE INTRODUCCIÓN

Hace aproximadamente dos años, diversos colectivos sociales que estaban y están sufriendo de diversa manera la embestida represiva que el Estado aplica a la respuestas populares frente a las injusticias que se derivan de lo que hemos conocido como “crisis económica”, se pusieron de acuerdo para intentar superar la gran dispersión y atomización de los casos de represión que nos llovían y que afrontábamos cada cual como podía. Estos casos suelen tener origen en las incontables formas de lucha que hemos empleado, con puntos álgidos donde la represión cobraba importancia en función de ser la única manera de frenar el impacto y repercusiones de las luchas.

Todo se recrudece a partir de que amplios sectores sociales se muestran rebeldes y dispuestos a defenderse luchando frente a las agresiones permanentes que estamos padeciendo. Desde el 15M y las Huelgas Generales (de trabajador@s y estudiantes) la Primavera Valenciana, Gamonal, Can Vies, las Marchas de la Dignidad, la Marchas de Mujeres, entre otras (como respuestas amplias y colectivas) hasta las respuestas más locales, sectoriales o puntuales ( represión a anarquistas, en las redes, Titiriteros, grupos de música, defensa en desahucios, en luchas de los barrios empobrecidos y en las zonas rurales, etc) nos hemos visto envuelt@s en centenares de casos a los que teníamos que responder.

Casos como los de Alfón, Bódalo, Nahuel o de los grupos libertarios (represión de alta intensidad) hasta los casos menos sonados en forma de denuncias, arrestos domiciliarios, detenciones injustificadas, etc ( media y baja intensidad) los estábamos afrontando de manera dispersada y fragmentada, sin reparar que todos tenían unos mismos ejecutores; distintos cuerpos represivos dirigidos por elites poderosas amparadas en sus legislaciones represoras y con unas mismas finalidades; generar miedo paralizante y terror. Como represión de alta intensidad deberíamos incluir la represión que supone la violencia de género contra las mujeres y las políticas represivas dentro de las cárceles.

Planeaba, hace dos años, algo que aterrizó en forma de Ley Mordaza. Poco que decir sobre ella porque ya sabemos cuáles eran sus intenciones; mayor represión para quien se mueva y mayor protección para quienes la ejercen. Lo que está por valorar es cómo esta ley ha conseguido frenar el ímpetu de nuestras respuestas, cómo nos afecto a la hora de actuar y si la prudencia que nos invade es consecuencia del temor a lo que la misma ley nos anticipaba.

Diversos colectivos se propusieron atacar esa fragmentación que beneficia las estrategias represivas y nos perjudica tanto a quienes las padecemos. Buscamos un camino que permitiera dar una visión más amplia, unir las diversas respuestas desperdigadas, una propuesta que pudiera adaptarse a realidades distintas y que cada colectivo asumiera en función de su propias reflexiones.  A esa propuesta la llamamos AMNISTÍA SOCIAL.

II.-CASOS Y COSAS DE LA AMNISTÍA SOCIAL:

Tras un debate en común, desde Baladre (espacio de coordinación social), Ecologistas en Acción y C.G.T (confederal), se planteó a otros colectivos la iniciativa en encuentros sucesivos de Madrid, Valencia, Málaga y Salamanca. Colectivos como C.N.T y la P.A.H respondieron afirmativamente y participan en los encuentros. Una cantidad importante de grupos han participado de diferente forma y han hecho suya la reivindicación con matizaciones propias (Amnistía Laboral, Total, Política,).

La Amnistía Social ha sido “paraguas” para colectivos afectados por la represión (en la medida que cada colectivo asumía) tales como la Koordinadora de Kolectivos del  Parke Alkosa de Valencia, del barrio de Coia de Vigo, de ASDECOBA del Barrio de Buenos Aires de Salamanca, La “Corrala la Guevara” de Málaga, afectados de la acción en la inauguración del AVE en Alacant, Colectivos de Santander, entre otros.

Durante estos dos años de encuentros, la propuesta por la Amnistía Social ha generado un importante debate sobre cómo se está aplicando la represión en todas sus dimensiones. En diferentes encuentro se planteó que debíamos ampliar la idea para que no sólo se enfocara hacia los casos más destacados de represión que afectaban ha activistas militantes más organizad@s. La Amnistía Social tendría que abarcar aquellos aspectos que consideramos derivados de las consecuencias de las políticas represivas de actual sistema político-económico-ideológico; el capitalismo en todas sus expresiones.

Si en los primeros encuentros tratamos de establecer un debate para explicar que queremos decir con Amnistía Social y extender la propuesta a los colectivos sociales para que la hicieran suya, en las últimas reuniones la propuesta ha desarrollado contenidos propios para darle argumentos a cada uno de los mil rostros de la represión.

Así fue como se abarco en el encuentro de Málaga un debate sobre como afectaba a nivel represivo las actuales políticas económicas y sociales en nuestros barrios. Sus consecuencias en lo cotidiano de la vida de sus habitantes pasa demasiado desapercibida y sabemos que es un hecho político que las leyes sigan cumpliendo la función de castigar a l@s “roba gallinas”, mientras ampara y protege con benevolencia a los saqueadores de lo público, a los explotadores salvajes y a las elites poderosas.

La Amnistía Social no hace diferencia entre quienes sufren la represión por tener que saltarse las leyes para subsistir y mal vivir para cubrir sus necesidades básicas. Es  por eso que abarca tanto a quienes les han quitado la vivienda y tienen que okupar, a quién para comer ha sustraído comida en un supermercado, a quien ha tenido que “trapichear” para hacerse con algo de dinero, a quien trabaja en la precariedad y por denunciarlo ha sido despedid@. Son tantas las formas en las que sufrimos la represión que lo que se pretende, dándole el apellido de social a la idea de amnistía, es que todos estos casos no se queden fuera de lo que conocemos como represión.

Algo parecido pasa con la represión machista. No sólo se trata de denunciar la violencia de genero, de la sexista y heterosexual. Hay todo un entramado ideológico jurídico-político que se pierde en los tiempos que hace posible la explotación y la dominación de las mujeres. Es por eso que las compañeras de diversos colectivos trabajaron una perspectiva feminista de la Amnistía Social. No es un tema menor la violencia que el heteropatriacardo ejerce día tras día y nuestra propuesta no puede ignorar que en la lucha contra esta situación, en el choque que de ello se deriva, miles de mujeres se ven afectadas por leyes, normas y comportamientos sociales que van dirigidas contra ellas y en pro de los privilegios de los hombres. Se elaboró un documento al cual hay que remitirse para conocer los argumentos que unen la Amnistía Social a la lucha feminista.

Algunos otros asuntos se han abordado en los diferentes encuentros por la Amnistía Social. Por una parte, los encuentros suponen un apoyo a los grupos locales y a sus causas concretas, pero además posibilitan contrastar puntos de vista sobre diferentes asuntos relacionados con la represión. A propuesta de diferentes grupos hemos debatido sobre como se sufre la represión el mundo rural (Salamanca) o cómo se está aplicando a los grupos de música y otras formas de libre expresión (grupo de trabajo de Valencia-Yo canto Amnistía Social).

Hay asuntos que se han sugerido y que están pendientes para un debate más amplio y colectivo; la represión a menores y jóvenes, a la inmigración, en la red, en las cárceles, etc. Todos estos asuntos se van incluyendo en el debate sobre como la propuesta de Amnistía Social puede tratarlos, respondiendo a una visión amplia en contra de la represión.

III.- LOS ENCUENTROS COMO REFERENCIA DE AUTOORGANIZACIÓN SOCIAL:

Tenemos que tener en cuenta que en ningún momento hemos tenido la intención de caer en un “campañismo” que acotara en tiempo y dimensión la propuesta. Hemos tendido a la libre aceptación y al libre compromiso de los colectivos interesados en utilizar la Amnistía Social como nexo unificador de las distintas respuestas a los casos represivos. No hemos centrado el debate en los diferentes “apellidos de la Amnistía”. Más bien hemos pretendido (y conseguido en parte) empezar a juntarnos para buscar referencias comunes de respuesta y reflexiones para dejar atrás la atomización y dispersión a las que nos someten con sus estudiadas estrategias para debilitar nuestra capacidad movilizadora e influencia social a base de dosificar la distribución del miedo.

Es por eso que los encuentros por la Amnistía Social tienen que seguir siendo una referencia en las luchas anti-represivas. Deben continuar dando cobertura y uniendo las distintas realidades que pretendan dar un salto en el localismo y la sectorialización de sus casos particulares. Los encuentros deben servir para hacer efectiva la solidaridad activa y para hacer real eslóganes y frases hechas que todas utilizamos. Eso de si “nos tocan a una, nos tocan a todas” tiene que ir concretándose sobre la base de la autoorganización desde abajo y sin partidismos interesados.

Deben reforzar la denuncia de las formas y comportamientos de los estrategas del poder y de los aparatos al servicio de acallar a los movimientos sociales antagonistas al sistema capitalista y a toda su maquinaria de la muerte.

Es tarea colectiva superar la indiferencia y la frustración que supone la impotencia de sentirnos solas cuando la represión nos hace mella en las conciencias. Para eso son útiles los encuentros que estamos llevando a cabo y para eso están siendo útil nuestros debates.

Puede que parezca insuficiente lo realizado y que la Amnistía Social sea un objetivo inalcanzable. Es posible. Sabíamos que este es un recorrido de larga trayectoria y que sin una base social amplia, fuerte y contundente que haga suya esta reivindicación y la traslade a los espacios de lucha (de calle o institucionales) la Amnistía Social no se aplicará. Nunca el poder ha sido tan benévolo si no es que se le ha forzado ha serlo. Pero lo cierto es que para eso es necesario buscar formas de encontrarnos para intercambiar y para contrastar. Espacios para la reflexión en común y el libre compromiso que de ello se derive.

Hay que señalar, que aunque lentamente, en estos momentos nos hemos ido dotando de herramientas en común y que disponemos de reflexiones y aportaciones muy interesantes sobre los “diferentes rostros de la represión”. Para ello hay que remitirse a la pagina web de los encuentros, donde se pueden encontrar los diversos materiales que se han ido elaborando por diversos grupos y la propuesta originaria que sirvió para arrancar los encuentros, así como los distintos casos represivos donde hemos intervenido de forma solidaria.

IV.- LA AMNISTIA SOCIAL EN DISTINTAS REALIDADES.

En un primer planteamiento de la amnistía social, esta se plantea en sus objetivos básicos, en una propuesta relacionada casi en su totalidad con los hechos y consecuencias vividos desde la aplicación de la “ley Mordaza”.

ESTOS OBJETIVOS BÁSICOS SE REFLEJAN EN ESTA  PROPUESTA :

La AMNISTIA SOCIAL llevaría aparejada la DEROGACION INMEDIATA de la LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA, más conocida como la LEY MORDAZA.

  • Supresión de todas las causas abiertas en los juzgados derivadas de acciones de protesta contra las políticas de recortes, tanto de derechos laborales como sociales.
  • Anulación de todos los procesos y expedientes sancionadores derivados de la intervención gubernativa en contra de manifestaciones en defensa de derechos democráticos reconocidos.
  • Eliminación efectiva de todo cargo delictivo para quienes se enfrentaron a las intervenciones de la policía ( en desahucios, huelgas generales y luchas sectoriales o individuales ).
  • Desaparición de toda ficha policial o antecedentes penales archivados que se deriven de las justas protestas sociales llevadas a cabo como consecuencia de la crisis económica.
  • Reparación a las personas más afectadas por la represión ( daños físicos o secuelas de otro tipo ) y exigencia de responsabilidad a quienes ordenaron intervenciones desmedidas, arbitrarias o de abuso de poder de las fuerzas de seguridad del estado.
  • Restauración de todos los derechos perdidos y cumplimiento integro de todos los derechos humanos. Derecho a decidir.
  • Libertad inmediata para las personas presas que han sido víctimas de montajes policiales o que se vieron forzadas a cometer delitos debido a la extrema situación a la que nos ha arrastrado el actual modelo político y económico.

También lleva implícita la desaparición de todos nuestros antecedentes derivados por nuestras protestas de los ficheros policiales. Así mismo la derogación de las leyes que facilitan la cooperación de la policía con empresas de seguridad privada. Leyes que permiten el intercambio de nuestros datos obtenidos bajo unas actuaciones policiales abusivas.

Estas leyes atentan contra cualquier principio de respeto a las libertades individuales y colectivas, y es un ejemplo de la deriva autoritaria y pre-fascista del actual “ESTADO DE DERECHO”.

Más adelante, en el tiempo, consecuencia de distintas  situaciones de grupos y personas, la AMNISTIA SOCIAL se plantea, se reflexiona y se exige, desde las consecuencias que se están viviendo en barrios, o en colectivos concretos, o en el mundo campesino y rural.

Recogemos algunos artículos que nos acercan a las miradas que se plantean en estas situaciones.

Amnistía social y Autodeterminación:

POR EL DERECHO A LA AUTODETERMINACION EN CATALUNYA Y LA DEFENSA DE LOS DERECHOS Y LIBERTADES INDIVIDUALES Y COLECTIVAS.

Gentes y Grupos que participan en la coordinación Baladre, ante la profunda crisis democrática de las Instituciones del Estado, manifestada en los últimos acontecimientos y decisiones represivas en Catalunya, con detenciones, persecución, registros, asaltos a domicilio y anulación de libertades y garantías constitucionales de personas, grupos e instituciones;

  • DENUNCIAMOS, el ataque a la legitimidad democrática de las Instituciones Catalanas con razonamientos y actuaciones policiales y judiciales inadmisibles y ejercidas por la fuerza; a la vez que consideramos de una grave irresponsabilidad política la posición del Gobierno Español.
  • CONSIDERAMOS, intolerable, injustificado y alarmante el recorte de espacios de participación colectiva por parte del Gobierno español con el beneplácito de partidos nacionalistas españoles de la oposición; utilizando el Tribunal Constitucional, que tendría que ser el árbitro imparcial entre Instituciones, como instrumento político que deslegitima su actuación y pone en grave crisis la credibilidad del sistema jurídico del Estado.
  • RECHAZAMOS, el estado de excepción implantado en Catalunya que nos recuerda a épocas pasadas que creíamos ya superadas; y con más contundencia, cómo el Estado actúa como brazo armado del capitalismo.
  • MANIFESTAMOS, nuestro compromiso con la defensa de las libertades y en contra de la represión. Igualmente, la voluntad decidida de no dejarnos quitar por la fuerza más derechos y libertades que los robados y perdidas en este último tiempo.
  • NOS POSICIONAMOS, a favor del derecho a la autodeterminación y soberanía de los pueblos (política, energética, alimentaria, cultural,…); a defender el derecho a decidir tal como exige con amplísimo apoyo la ciudadanía de Catalunya; a poder ejercer, de hecho, la libertad de pensamiento individual y colectivo, y la defensa de los derechos sociales.
  • NOS SOLIDARIZAMOS, y expresamos nuestro cariño y apoyo con todas aquellas compañeras más cercanas y que forman parte de colectivos que están siendo hostigados por los cuerpos y fuerzas de represión del Estado.
  • EXIGIMOS, AMNISTIA SOCIAL para todas las personas que están siendo represaliadas y sienten la impotencia de no poder vivir y sentir ser personas libres y de pleno derecho.
  • PROPONEMOS, frente al Estado represor procesos en la construcción del MUNICIPALISMO, como la expresión directa de nuestros derechos y libertades.
  • HACEMOS, finalmente, UN LLAMAMIENTO para que acudamos a defender en la práctica, en la calle y donde sea necesario, los derechos sociales y libertades individuales y colectivas que están siendo represaliadas con gran irresponsabilidad.

(Gentes y Grupos de Baladre. Octubre 2017)


Amnistía social, medio rural  y campesinado.

¿ADIÓS AL CAMPESINADO? (Jerónimo Aguado Martínez, campesino)

Todavía somos muchos y muchas, más del 50% de la población mundial tenemos rostro campesino. Vivimos en pequeñas aldeas y pueblos, y nuestra razón de ser se determina por nuestro vínculo a la tierra que amamos y no agredimos, y al respeto hacia el entorno que nos acoge donde se produce lo esencial para la supervivencia humana.

Pero hemos de reconocer que las sociedades rurales tal y como las hemos conocido están en declive, muy especialmente en los países “desarrollados”, donde muchas de sus regiones se encuentran en procesos irreversibles de abandono, con tasas de población que anuncian un desierto demográfico, donde los agricultores y agricultoras responsables de la producción agrícola y ganadera prácticamente han desaparecido, dejando la gestión de los territorios agrícolas en manos de grandes empresas, que aplicando modernas tecnologías, sustituyen la presencia humana en los diferentes procesos productivos.

La pregunta que ronda por la cabeza de muchas personas preocupadas por este fenómeno es el porqué de este despropósito, qué se esconde tras este acontecimiento global de querer desmantelar las comunidades campesinas en cualquier región del mundo?

Desde la lógica del sistema capitalista la respuesta es simple y sencilla: las campesinas y los campesinos sobramos (un colectivo más para incluir en las listas de los sobrantes de la sociedad de la opulencia), no somos productivos ni competitivos en una economía globalizada, nos falta espíritu empresarial, hacemos parte de un conglomerado de culturas trasnochadas que tienen que ver más con la prehistoria que con la realidad actual.

Cierta progresía de izquierdas, amantes también del progreso sin límites, contempló al campesinado como un lastre de la sociedad actual, un colectivo residual e inoperante en la era de la modernidad, definiéndolo como pobres, feos, tontos y de derechas; augurando con demasiada anticipación (década de los 60 del siglo XX) la desaparición del campesinado.

Cierto es que el campesinado no encaja dentro de las lógicas del capital, es un estorbo… Las comunidades campesinas en cualquier parte del mundo tenían la capacidad de SABER VIVIR ( y aún tienen en muchas regiones donde su aniquilación está siendo más difícil ante la resistencia de sus poblaciones) en el territorio al que pertenecían sin esquilmarlo, sus conocimientos sobre el manejo de los recursos locales (tierra, bosques, agua, semillas, alimentos,…) para generar bienes para la sobrevivencia de la comunidad local rayaban la perfección, lo que les permitía ( sin estar exentos de muchas dificultades…) ser soberanos energética y alimentariamente, principios básicos para mantener la autonomía y el autogobierno de sus pueblos, a la vez de ser creadores de diversidad de modelos comunitarios, sustentables, sin ser conocedores del principio teórico del tal manido concepto.

Pero al modelo de desarrollo vigente ( a pesar de incluir en sus propósitos la sostenibilidad como valor) no le interesa personas y pueblos con capacidad de autogestionar su vida. Al modelo le interesó proletarizar al campesinado, sacarle de su entorno natural para utilizarlo como mano de obra barata para construir las diferentes fases del capitalismo, bajo el engaño y el espejismo creado de que era mucho mejor vivir en la gran urbe, trabajando en una fábrica donde vender tú fuerza de trabajo a cambio de un salario (monetización de la economía) que te permitía incorporarte al delirio de la sociedad de consumo.

Este es el inicio del proceso de desaparición del campesinado en la era pre y post industrial, continuando con esta sin razón en la era de la globalización. Millones de campesinos y campesinas cambiaron de rumbo en sus opciones de vida, creyeron más en el oro prometido que en sus formas de vida creadas a golpe de experimentación y de construcción colectiva, abandonaron el principio del trabajo como forma y medio para vivir, por el trabajo para ganar dinero y consumir.

La lógica del modelo sigue imponiéndose, las nuevas tecnologías en la agricultura y la ganadería (modificación y control de la genética, la informática y la robótica, la expansión de la agricultura química), el acaparamiento y la privatización de los recursos naturales ( tierra, agua, semillas) y el control de los mercados globales por las corporaciones multinacionales que cuentan con el beneplácito de la mayoría de los Gobiernos del mundo, agudizan los procesos de abandono del campo y ponen en riesgo la vida de millones de comunidades campesinas en todo el mundo.

Pero en un Planeta que se enfrenta a grandes problemas (cambio climático, desertización, falta de agua potable, dificultad para acceder a los alimentos a 1000 millones de personas,…) como fruto del modelo productivo y de consumo impuesto por la lógica del capital (productivismo y crecimiento sin límites,) desmantelar las culturas campesinas supone destruir un legado imprescindible para abordar el futuro del ser humano en su estancia por la casa común.

Hacer desaparecer al campesinado supone quedarnos sin referentes de las personas que a lo largo de miles de años fueron capaces de vivir con poco, con lo que les aportaba el territorio donde se ubicaban, gestionándolo con criterios de sustentabilidad, produciendo minimizando los costes energéticos, manteniendo la biodiversidad agronómica y paisajística a la vez que se producían alimentos, cuidando los suelos, gestionando minuciosamente el agua, y toda una serie de prácticas que permitían la autosuficiencia energética y alimentaria.

¿La sociedad actual podrá prescindir de este valor inmaterial con olor a tierra y sabor campesino?

(JUNIO 2017. Artículo para Utopía digital, nº102).

Amnistía social y represión patriarcal…

Otros artículos que nos acerquen a esta mirada desde la propuestas ¡¡Amnistía social, ya!!, y otras, se pueden encontrar en:
http://www.amnistiasocialya.info/. (En Facebook y  Twiter para intercambiar informaciones).

V.- PROXIMO ENCUENTRO: ¡¡LA REPRESIÓN NO NOS PARARÁ!! ¡¡AMNISTÍA SOCIAL, YA!!

El orden del día del encuentro será:

  • 10.00 horas.- Presentación de los diversos grupos y del documento provisional que recoge la pequeña historia de esta propuesta de lucha en estos años.
  • Debate del documento hacia uno definitivo
  • Cómo continuar…

(Intentaremos terminar hacia el mediodía).

¡¡GRUPOS POR LA AMNISTIA SOCIAL, YA!!